jueves, 26 de marzo de 2009

José María Ippólito




Hola primo


No sé a donde va uno cuando uno se muere. Pero estoy seguro que cuando uno pierde la vida por ayudar a los demás el sitio será soleado bajo un cielo azul.


Te recordaré siempre.